Cómo reservar hotel

  • Publicado por
  • Visitas: 8400

  A la hora de planificar nuestros viajes la elección del alojamiento es una de las cosas que más tiempo nos lleva por la gran cantidad de opciones que se nos presentan. También es una decisión que tomamos con un gran márgen de incertidumbre, ya que todos hemos reservado alguna vez y al llegar a nuestro destino nos hemos dado cuenta de que las fotos que vimos del lugar no se corresponden con la realidad.
 No podemos daros ninguna solución mágica pero si dejaros unos cuantos consejos que, estamos seguros, os serán de utilidad para reservar más fácilmente y evitar sorpresas desagradables.

1. Elige un presupuesto medio.

 Aunque parezca una tontería es lo primero que tenemos que tener claro antes de enfrentarnos a la inmensa oferta de alojamientos disponibles. Puede que en viajes muy cortos este punto no tenga mucha importancia, pero si planificáis un viaje de más de una semana debéis de tener claro cuánto dinero pensáis gastar antes de empezar a reservar porque siempre habrá un sitio un poco mejor - y más caro - y no debéis consumir vuestro presupuesto del viaje sólo en alojaros.
 Por otro lado hablamos de presupuesto medio, lo que quiere decir que algún día nos podremos dar un capricho a cambio de que otros nos apretemos el cinturón para compensar. De hecho, a medida que nos movamos veremos que unos lugares son más caros que otros por lo que no en todos los sitios pagaremos lo mismo por la misma calidad.

2. Elige el tipo de alojamiento que quieres y su situación.

 Una vez que tengáis claro lo que queréis gastaros podréis haceos una idea de en qué rango de sitios podréis alojaros.
 Hay muchas posibilidades donde elegir: campings, moteles, hostales, bed and breakfast, apartamentos, hoteles,... Decidid donde preferís estar dentro de vuestras posibilidades y qué sitios váis a evitar.
 También podréis optar por buscar algo gratuito como el couchsurfing o sitios de acampada libre en lugares donde esté permitido, pero no os aconsejamos que durmáis en la calle o en vuestro medio de transporte - coche o tren - salvo que esté especialmente acondicionado para ello (tren con literas). Si quieres disfrutar de tu viaje y es preferible hacerlo habiendo descansado bien.
 Otra de las decisiones que tendrás que tomar es la zona donde alojarte, pues si vas a una ciudad los precios variarán en función de lo alejado que estés del centro. Nuestro consejo: evita las zonas bulliciosas del centro de las ciudades y busca algún sitio próximo a los lugares a visitar pero sin estar en las calles más turísticas, así encontrarás el justo medio entre el buen precio y el estar céntrico.

3. Consulta las opiniones de otros viajeros.

 Una de las muchas cosas buenas que ha traido internet al mundo de los viajeros, es que cada vez es más difícil que nos den gato por liebre cuando elegimos hotel. Hay infinidad de sitios donde podemos encontrar críticas de los viajeros que han estado antes. El problema es saber donde mirar pues las valoraciones que vemos en las webs de reservas no siempre nos parecen acertadas a pesar de ser de clientes reales. Con las comunidades de viajeros como tripadvisor se puede dar el problema de que opinen los propios hoteles haciéndose pasar por clientes, ya sea mejorando la crítica o fastidiando a la competencia.
 El caso es hay demasiada información y a veces uno no sabe cómo elegir bien. Aquí van unos consejos que os harán acertar con el alojamiento:

- Una imagen vale más que mil palabras.

 Una de las mejores cosas que os permitirán haceros una idea son las fotos de otros viajeros. Si tecleáis el nombre del hotel, la localidad y tripadvisor en Google (ejemplo: Hotel Hilton Times Square Nueva York tripavisor) iréis a la página de esta comunidad donde podréis ver fotos de otros viajeros que se hayan alojado previamente. Así veréis la habitación antes de alojaros y podréis tener una idea clara de adonde váis. El problema de esta comunidad es que cualquiera puede subir fotos – también los hoteles – por lo que, aunque todavía no es muy común a veces se encuentran fotos demasiado buenas para la realidad de la habitación. Por eso os recomendamos que os fijéis en esas fotos mal iluminadas donde las habitaciones son más pequeñas de lo que parecía, esas seguro que las ha subido un cliente real.

- Buscad las opiniones de clientes que se parezcan a vosotros.

 Como hemos dicho no todos tenemos el mismo criterio sobre lo que es un buen hotel por lo que encontraremos críticas buenas de sitios que no nos gustarán y críticas de gente más exigente. La razón es que cada uno le da importancia a una cosa distinta y por eso debemos buscar críticas de gente que sea lo más afín a nosotros que podamos. La edad y el sexo son criterios que influirán pero el que consideramos más determinante es el país de procedencia. Buscad opiniones de compatriotas porque probablemente tendréis con ellos criterios de exigencia más parecidos que con alguien de otro continente.

- Las opiniones malas importan.

 Si no es un hotel de lujo desconfía de los lugares que no disponen de una crítica mala. Siempre hay un cliente con un mal día que deja una mala opinión. Debéis ver esas opiniones porque a veces son reveladoras (lugares ruidosos donde no se duerme bien, mal comunicados, …) y a veces son simplemente quejas por cosas que no son importantes para vosotros.
 Todos estos consejos tratan de que lleguemos a hacernos nuestra propia idea de la calidad del alojamiento sin creer a rajatabla lo que digan los demás clientes en sus críticas, ya que cada uno de nosotros tenemos un nivel de exigencia.

4. Reservad con cancelación.

Por último, cuando vayáis a reservar hacedlo en alguna de los muchas páginas de reserva con precio mínimo garantizado y que os permitan la cancelación. Nunca sabréis si tendréis que cancelar el viaje y, generalmente, os costará lo mismo la habitación.

Calificar el artículo:
  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado
Invitado Lunes, 01 Mayo 2017