Cuándo viajar a Costa Rica

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora planificar un viaje a Costa Rica es el clima, que dependerá de la fecha elegida y determinará, en gran medida, el tipo de viaje que vayamos a hacer y las actividades que podamos realizar. La dificultad se acentúa en este pequeño país, considerado tropical, que se asoma al mar Caribe por el este y al Océano Pacífico por el oeste, con temporadas de lluvias y secas diferentes en cada costa, atravesado por una cadena montañosa volcánica y  plagado de experiencias que se van a ver afectadas precisamente por la temporada elegida.
La más básica distinción climática que suele hacerse es la que diferencia entre temporada seca (de diciembre a abril) y temporada de lluvias (de mayo a noviembre), lo que, en principio, lleva a pensar que es preferible viajar en la primera, especialmente a la hora de valorar el estado de las carreteras, ya que la red viaria costarricense es muy deficiente y varios de los trayectos habrán de hacerse por carreteras sin asfaltar, que en época húmeda, pueden convertirse en impracticables. En cuanto a las temperaturas , oscilan entre los 21 y los 27 grados, con variaciones en las zonas de montaña,  donde pueden descender varios grados, siendo en general los meses más calurosos de marzo a mayo y los más fríos de noviembre a enero.

Sin embargo cada una de las regiones en que se divide este pequeño país cuenta con sus propias características, que determinarán su meteorología, lo que puede desbaratar nuestros planes, por lo que hemos de tener en cuenta que:
- en el Caribe costarricense, incluyendo sus dos zonas más turísticas, el norte, con Tortuguero y el sur con Puerto Viejo y Manzanillo, donde las lluvias son en general muy abundantes, los meses más secos son febrero, marzo, septiembre y octubre, estos dos últimos, lluviosos en el resto de las regiones. La temporada de lluvias en cambio abarca de noviembre a enero y de abril a agosto. En esta época, debido a la desembocadura de los ríos y a los arrastres de tierra, el mar no presentará el clásico verde cristalino que encontramos en otras zonas del Caribe y no será apto para practicar el buceo, uno de los principales atractivos de la zona. En cambio sí podremos hacer surf  en algunas de sus playas, especialmente en la zona de Puerto Viejo de Talamanca. Por otra parte si decidimos hacer turismo en el Parque Nacional de Tortuguero, hemos de tener en cuenta que el desove de la tortuga marina se produce en los meses de verano, especialmente en julio y agosto, pudiendo extenderse incluso hasta octubre, pero no en el resto del año, donde habremos de conformarnos con la fauna que habita en sus canales, que es también muy variada y abundante.
- en el área de Monteverde también se invierten los términos, siendo los meses más secos de enero a mayo, y los más lluviosos de junio a diciembre.
- en la toda la costa del Pacífico, (costa norte, península de Nicoya, costa central,  península de Osa y bahía de Drake), al igual que en el área de Rincón de la Vieja, las tierras altas de San José y la capital en cambio se cumplen las pautas generales y la mejor época para viajar será de diciembre a abril, su estación seca.
- Finalmente en la región de Volcán del Arenal y Tierras Bajas del Norte, la temporada seca es de mayo a noviembre, y la de lluvias de diciembre a abril.
Por todo ello habremos de elegir bien la época de nuestro viaje, para no llevarnos sorpresas de última hora, teniendo en cuenta las actividades que queramos hacer. Si por el contrario, como sucede en muchos casos, no podemos elegir el momento de nuestro viaje, lo mejor será pertrecharnos de un buen chubasquero, crema solar, botas de treeking, sandalias y bañador, y disponernos a disfrutar, llueva, truene o luzca el sol, de esta guinda de Centroamérica.

Calificar el artículo:
  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado
Invitado Domingo, 24 Septiembre 2017